sábado, 10 de octubre de 2009

Soulless psychiatry - Un "post" local.

Este post está dedicado a los PIR y MIR de psiquiatría de la Rotación de los Hospitales Universitarios Insular de Gran Canaria y Dr. Negrín.

Para algunos - la mayoría - psiquiatras, la historia es conocida. Sin embargo al oírsela a una MIR de psiquiatría hoy (7 de Octubre de 2009), me llamó la atención la pena o la tristeza que fue capaz de trasmitir. Brevemente, vino a decir que la psiquiatría había perdido su alma - no en el sentido teológico del término, si no en tanto esencia, motor, raison d'etre.

En un excelente seminario acerca de la historia de la fenomenología, concluyó que el proyecto fenomenológico de Karl Jaspers se quedó en proyecto - murió la parte de verstehen necesaria para la psiquiatría - y que los Neo-kraepelinianos se llevaron el gato al agua de la esencia psiquiátrica: no más subjetividad, no más comprensión (en el sentido de entendimiento).

Lo brillante de la exposición de la residente de 2º año fue que, sin saberlo, tout court, concluyó lo mismo que otro brillante psiquiatra, Nassir Ghaemi, en una editorial famosa en la que arremete en contra de George Engels y su modelo bio-psico-social, en un British Journal of Psychiatry reciente.

Sin embargo, esta historia, la de la psiquiatría sin alma, o sin mente, y la de los Neo-kraepelinianos, no es nueva. Se perpetúa cíclicamente (¿pendularmente? - aquí cabría hacer una broma acerca del péndulo y de si corresponde llamarlo de Foucault) desde las tensiones entre psychikers y somatikers de finales del siglo XVIII y principios del XIX (para un artículo en donde se describe lo anterior y se explica la diferencia entre erklären y verstehen, acceder aquí) hasta el tiempo presente.

Una narrativa - como está de moda decir ahora - postmoderna propondría que, al ser la idea del progreso una idea burguesa y en bancarrota, la acumulación del conocimiento es una quimera; en otras palabras, explícitamente modernas, no se ha progresado nada y sabemos lo mismo que en el siglo XVIII por poner un ejemplo...¿Pero es posible creer esto? ¿Qué está pasando entonces? ¿Acaso el lenguaje psicopatológico ha llegado a sus límites y ya no es posible que progrese más?

2 comentarios:

anx dijo...

Que la psicopatología es sólo arte descriptivo no debe sorprender a nadie y que hce mucho tiempo que llueve más que sobre mojado tampoco. Perdón, es que aún queda mucho por descubrir inimaginable. Será sin duda en un lenguaje formal, obviando la conducta externa of course. Aquí y ahora reclamar más que nada por el abordaje de la enfermedad, el único campo sólido por entero para la psico(pato)logía. Del arte de tratar. De no torpedear al menos al paciente, con coacciones o milongas paramédicas, ensanchando el trato estrictamente médico, de aquello que únicamente puede funcionar si no se le ciena. Luz más luz que decía Goethe: la terapia biológica.

Anónimo dijo...

Purkinje comenta:
Buscar en la esencia de las cosas, en lo puramente descriptivo me atrevería a decir que es lo que hacen filósofos y poetas. Tal vez asuste en ver hacía donde nos lleva este biologicismo pero lo que sí queda claro es que la ciencia avanza sin mirar atrás sin retroceder, dejemonos de buscar en el pasado por muy romántico que nos quede y pensemos en crear otra forma de tratar y de investigar pero nunca volviendo al pasado.