sábado, 25 de abril de 2009

"Freud le da una patada en el culo a Darwin" de John Horgan.


John Horgan adquirió fama hace unos años (hace bastantes) por su libro The End of Science ( en mi opinión, la reseña crítica de Natalie Angier le hace justicia al libro). Durante mucho tiempo escribió para el Scientific American y ahora es el director del Center for Science Writings en el Insituto de Tecnología Stevens. Encontré un ensayo interesante de él, con un título notable: The scientific curdmudgeon. Freud kicks Darwin's Butt . En español: El refunfuñón científico: Freud le da una patada en el culo a Darwin)  en el que compara los esfuerzos de los psicólogos evolucionistas (Evo psycho, abreviadamente, como les gusta a los anglosajones) con los de Freud para concebir una teoría de la naturaleza humana. Es curioso que se posicione a favor de Freud, ya que en su libro The Undiscovered Mind, lo trató con algo de desdén, sobre todo por la escasez de datos empíricos. 

En cualquier caso, el ensayo es corto y ofrece una perspectiva diferente que por una parte es algo ingenua pero que por otra recuerda al conflicto entre Erklären Verstehen propio del siglo XIX en Alemania. Erklären para Darwin y Verstehen para Freud, claro.

En cuanto a la psicología evolucionista, mencionar que Daniel L Smail, en su libro On deep history and the brain , dice de modo inequívoco que su libro "no es una propuesta para introducir la psicología evolucionista en la historia". Lo anterior me recuerda una frase de S.J. Gould que describió a la psicología evolucionista como "Just so stories" (creo, aunque este dato podría ser espurio. Sin embargo, cómo consiguió el leopardo sus manchas, no deja de tener sabor evolucionista). Como es sabido, éste es el título de una serie de cuentos de R. Kipling (acerca de los que Borges pensaba que eran geniales).

No todo va a ser psiquiatría sensu stricto, ¿No?

Buen fin de semana.

1 comentario:

Gustavo dijo...

Recuerdo que un psiquiatra en mi etapa del clínico nos preguntó que si la preocupación femenina por las cortinas del salón (ausente en la práctica totalidad de varones heteros) era cultura o naturaleza; todos dijimos que cultura, obviamente, y luego el tipo arrancó a describir varias especies de mamíferos que al ser atacadas sus madrigueras, las hembras, con la mayor prontitud, reparan específicamente en aspectos que no juegan ningún papel práctico sino aparentemente sólo estético...Un poco por los pelos pero me hizo dudar... y ahí sigo.