lunes, 21 de septiembre de 2009

Freud, el Libro Rojo y el artículo de Louie y Wilson.

Freud es uno de los personajes históricos que no logro quitar de la mente (¿de qué parte?) para bien o para mal. Algunos conocerán el libro de Webster, del que hay traducción al español, y el artículo, mortífero, de Raymond Tallis en The Lancet (Burying Freud).

Sepultando a Freud (Versión definitiva - 12 Oct 07)


Louis Breger, uno de los varios biógrafos de Freud, acaba de publicar un libro acerca de Freud con el sugestivo título de A dream of undying fame: how Freud betrayed his mentor and invented psychoanalysis. En estos tiempos de "mindless psychiatry", en la afortunada frase de Leon Eisenberg (Brit J Psychiatry 1986, 148, 497-508), un recordatorio acerca del astuto vienés no viene mal - y más todavía cuando se acaba de publicar el Libro Rojo de su rival antisemita y suizo.

El locus classicus freudiano, Die Traumdeutung, en español, La interpretación de los sueños, me trae a la memoria un artículo en la revista Neuron. Dos investigadores, Kenway Louie y Matthew Wilson trataban de estudiar si la actividad eléctrica en el hipocampo de las ratas cambiaba de acuerdo con los cambios en el laberinto utilizado. En efecto, con cada laberinto nuevo, cambiaba la actividad eléctrica en el hipocampo. Pero, lo sorprendente fue el hallazgo de cambios idénticos en la actividad eléctrica que se registraban durante los periodos de sueño REM, mientras las ratas permanecían inactivas. En un sentido, se procesa la información aprendida durante el día durante los periodos de ensoñación, de una manera sui generis, con elaboraciones y sustituciones insólitas. No sé si ello ha sido establecido en los humanos, pero el artículo per se llamó mi atención - durante un tiempo he procurado interferir con mis sueños, de la manera descrita en fascinante libro de Jeff Warren, The Head Trip. (NB: debo al blog The Frontal Cortex el haberme enterado del estudio de Louie y Wilson).

Aunque contemporáneo de Alzheimer, no parece que Freud haya conocido al bueno de Alois. El Portal Salud Mental acaba de publicar una interesantísima noticia acerca del uso - o mejor aún, la ausencia de... - de medidas de contención mecánica en pacientes con Alzheimer. A muchos psiquiatras españoles les asombrará saber que se puede hacer psiquiatría y psicogeriatría sin usar medidas de contención mecánica...

8 comentarios:

Lizardo dijo...

Apreciado Maestro:
Aunque es referencia lega, podría ser de interés para alguno de sus lectores este artículo reciente sobre Jung en el NY Times y su 'Red Book':

http://www.nytimes.com/2009/09/20/magazine/20jung-t.html?th=&emc=th&pagewanted=all

Un saludo desde el Cono Norte de Lima.

PS: Ya vendrá algún post suyo sobre esas técnicas de modificar los sueños, sin duda.

Gustavo dijo...

Por aquí hay un compañero de Quito que tiene un blog/web muy interesante (contructivismo, filosofía y psicoterapia, etc.) y varias entradas sobre el trabajo con los sueños (y varias referencias poéticas que probablemente serán del agrado del compañero Lizardo, sospecho):
http://estebanlaso.com/?tag=suenos

Lizardo dijo...

¡Horror! Consternado advierto que el enlace que ofrecí está ya incluído en el texto del post, allí en donde dice 'se acaba de publicar'.
¿En qué habré estado soñando?

CCA dijo...

tiene razón.... el fallo ha sido mío por no editar, a la anglosajona, los textos...

Anónimo dijo...

Dice que no es admisible la contención mecánica, pero tambien la de psicofármacos. ¿Y cómo consiguen calmar a un E.A. inquieto?

anx dijo...

Calmar? Si acaso un nosocomio no es una biblioteca ni un cementerio mucho menos una cámara de torturas. No entiendo de verdad no entiendo que este mal visto insultar a los jóvenes psicóticos y a los viejos demenciados y si agredirlos psicológicamente y brutalmente mediante la sujección mecánica o química. No se estabiliza anadie con esas prácticas vejatorias, se amplifica el dolor de las taras interiores y aun se esconde el nuevo sufrimiento debajo de la alfombra del bienestar insuficiente del sanitario. Atado, purgado a megadosis de psicofármacos, no solo se es menos hombre sino más cobarde... Qué se puede esperar cuando a uno se le despoja de su reflexibilidad y responsabilidad. Carne muerta. El tirano siente friamente pero no el vasallo. Lo siento, no puedo expresar mi desolación. Y los socialistas considerando al gran simio animal sensible. Muy triste...

Anónimo dijo...

¿Pero Vd. Anx, sabe lo que es un E.A.? ¿De que reflexibilidad o responsabilidad me habla cuando hablamos de un E.A.? Vd., ha experimentado noches y noches, días y días sin dormir porque un E.A. está inquieto, agresivo, alterado, alucinado, sufriendo sin saber siquiera que sufre... y hace sufrir. No soy del mundo de los sanitarios, sino del de los familiares de enfermos de Alzheimer.

anx dijo...

Reconocer el interes propio es una forma de deshacer entuertos. Que la identidad cognitiva de un EA se disuelva no hace su apocalipsis personal más llevadero. Ni atarlo como un perro ni petrificarlo a base de neurolépticos. Estoy seguro. La parte débil la veo muy clara aunque nadie pueda pedirse estar supeditado a otro ser humano. Y esto a despecho que reconozca la familia como la célula fundamental del bienestar, el entorno plausible del individuo no sometido a la intemperie. La devastación es más manejable cuando se distribuyen decididamente las cargas, a cada una la suya; individual, familiar, social, sanitaria. Lo que no puede ser es que se defienda la dignidad en el frente y sabotearla en la trastienda de la retaguardia. Los derechos individuales nos pertenecen a todos. Y no son opacos.