sábado, 13 de junio de 2009

Farewells and new beginnings.

Anoche me fui de cena (y hoy sufro de algo de resaca). Se trató de la cena de bienvenida de las/os nuevos MIR de psiquiatría y de las/os PIR y de despedida de las/os que acaban de concluir su formación de especialistas. Esta transición - que algunos ya describen de "Rito de paso" - no pareció ser un evento traumático para ninguno de ellas/os, aunque lo cierto es que la verdadera andadura comienza ahora, cuando estarán solas/os ante el peligro y ellas/os no lo saben aún. Aunque, hay otras maneras de verlo, acaso más adolescentes pero no menos valiosas:

Still round the corner there may wait
A new road or a secret gate...

En el caso de que el evento - en el que hay alguna arenga que otra y agradecimientos a lo Sally Field después de su segundo Oscar - sea traumático, es posible encomendarse a la santa patrona de los psiquiatras. Le debo al blog Desde el Manicomio, del que soy asiduo, el enterarme (a pesar de haber crecido en un entorno Católico y de creer que me conozco el Santoral) que Santa Dimpna, santa irlandesa, es la patrona de los psiquiatras y de las víctimas del incesto (¡!).
Prima facie, e intuitivamente, parecería que es difícil concebir algo más traumático que el efecto de abusos sexuales en niños - que era lo que le iba a ocurrir a Santa Dympna, ya que su padre había perdido la razón -. Por una de esas coincidencias, acabo de leer, en otro blog del que soy también soy asiduo, un post acerca de uno de los artículos que más controversia provocó en 1998, llegando a ser criticado por el Congreso de los EE.UU. de América. El título es el siguiente: A meta-analytic examination of assumed properties of child sexual abuse (CSA) using colleges samples (Un examen meta-analítico de las propiedades que se asumen en el abuso sexual de niños utilizando una muestra de universitarios). El artículo generó una controversia extraordinaria y casi sanguinaria, que queda descrita a la perfección en este artículo de Scott Lilienfield. De acuerdo con el blog Advances in the History of Psychology, Rind, que es el autor principal del meta-análisis mencionado, ha tratado de publicar un artículo de un asunto similar, y la casa editorial encargada de su publicación se ha negado, lo que genera muchas cuestiones acerca de la libertad académica y de la censura de las editoriales. ¿Si los resultados de un trabajo de investigación académica no son los esperados dado el clima moral que prevalece, es legítimo censurarlos?

Censura (y de las más duras) es precisamente lo que ejerció hace poco una jueza sobre el Servicio Canario de Salud y los psiquiatras que hacen guardias en los servicios de urgencia de los dos hospitales más importantes de Las Palmas (HUGCDN y HUIMI). Ya mencioné la noticia en un post anterior, pero aún no se han pronunciado al respecto las Instituciones afectadas y especialmente los responsables de la Salud Mental en Canarias. En la cena que iniciaba el post de hoy, el tema de la prevención de suicidios a fortiori ocupó gran parte de la noche. Está claro que va a ser difícil hacerle entender a los jueces el concepto de falsos positivos.

En la imagen: Santa Dimpna.

1 comentario:

Gustavo dijo...

Asusta, aunque no sorprende. A pesar de todo, es reconfortante constatar que mediante blogs individuales se ejerce la libertad robada, y al final se logra difundir incluso más; cada vez el mundo es más plano.
Lo de la jueza da yuyu (en general el concepto de juez/a da yuyu. Yo creo que son esas oposiciones inhumanas: se les desconfigura la perspectiva).
Sobre el abuso sexual: "numerosos datos muestran que la resiliencia es un fenómeno común entre personas que se enfrentan a experiencias adversas y que surge de funciones y procesos adaptativos normales del ser humano (Masten, A. Ordinary Magic: Resilience processes in development. Am Psych, 2001; 56, 227-238.)".
Un saludo (nos salvamos, pero yo me pasaría al Kalise Gran canaria).