miércoles, 22 de diciembre de 2010

¿Por qué a los Residentes nos decepciona la MBE/PBE?

La pregunta viene en relación a un seminario de investigación que se imparte a los residentes de psiquiatría del área norte y sur. La persona que lo imparte, sin lugar a dudas una de las personas más brillantes de la red, pronunciaba para mi asombro que para estudiar psiquiatría lo fundamental se encontraba en la medicina basada en la evidencia y que los libros estaban muy bien pero para estar al día y saber con profundidad de un tema había que recurrir a los artículos.

Curiosamente en un breve descanso comentaba con mi compañera de residencia el asombro por dicho comentario, estábamos de acuerdo en que al final es mucho más placentero leer un buen libro de psiquiatría que mil artículos por muy buenos que sean, no dejo de preguntarme qué pasa con la Psiquiatría Basada en la Evidencia que deja muchas veces indiferentes a los residentes de psiquiatría que concluyen que lo que le pasa a sus pacientes es más fácil de encontrar en un buen libro que en mil artículos; me pregunto dentro de cien años donde estará Eduardo Vieta en la historia de la psiquiatría y las dudas cada vez más profundas que me produce tanta evidencia supuesta.

Actualmente mientras pasaba a formato Word una escala sobre la adherencia al tratamiento, concretamente la B.M.Q., una de las preguntas era “si no cree que muchas veces el médico pone medicinas porque no dispone de tiempo para estar con el paciente”, pues eso, en fin, podría resumir el momento actual de nuestra psiquiatría; aquella que hace que cada vez más los residentes nos creamos menos el modelo sobre la depresión y mucho menos eso que llamamos trastornos mixtos ansioso-depresivo.

la separación entre la maravillosa M.B.E y la práctica clínica se hace cada vez más palpable entre los residentes que entienden que hay algo que nadie les explicó al coger esta especialidad y que tiene que ver con un conocimiento profundo de la psicopatología y una actitud critica cada vez mayor con una parte de la ciencia.

En unos años no habrá en los manuales histéricas ni narcisistas; pero, al menos sí en la consulta; algo que por mucho que quieran tapar no se podrá. Porque tal y como decía mi brillante compañera esta especialidad tiene una evidencia menos evidente que en otras especialidades por mucho que algunos se empeñen en decirnos lo contrario.


Nota: Lo anterior fue escrito por uno de los residentes con el que tuve el placer y la buena fortuna de trabajar en el Hospital Universitario de Gran Canaria Dr Negrín antes de venirme a tierras más frías. Lo he editado muy poco porque creo que capturo así la irritación y la frustración del psiquiatra en formación cuando las respuestas que se le ofrecen pasan por el alambicamiento nosotáxico de los engendros clasificatorios actuales (en realidad no son los sistemas clasificatorios per se los responsables de ello, es la “cosificación” de los mismos con el consiguiente reduccionismo implacable inherente a los estudios aleatorios con controles de la MBE bajo el control de Big Pharma).

2 comentarios:

Jony Benitez dijo...

Lo peor de esto es que la mayoría de residentes pueden estar de acuerdo con esta reflexión pero no se forman en ninguna otra dirección. Y es que a veces se está mejor en casa aunque no tenga techo.......
muy bueno
un saludo

Gustavo dijo...

Sí, muy buena reflexión, de esas que dejan preguntas en el aire. Respecto adónde estará el sr Vieta, predigo que aún andará buscando impact factor en el más allá. Más que la EBM (en muchos sentidos corta de miras, pero bien intencionada), la maldición del residente (y del profesional desesperado por encontrar su hueco en el sistema, pobrecitos) es el impact factor, me temo: todo es una carrela curricular que luego la peña se acaba creyendo como fin en sí mismo, y como verdad imperecedera. Pavoroso.