miércoles, 5 de mayo de 2010

La cognición social: Un cambio de paradigma.

Lo primero agradecer a "Nietos de Kraepelin" por dejarme realizar una pequeña reflexión sobre la presentación de hoy, con el título ya indicado, dado por una de las Adjuntas del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, como parte de la Sesión Académica Departamental.

El título prometía pero bajo dicho título debería figurar el siguiente : “Cuando las palabras perdieron su significado”, a continuación detallaré punto por punto lo argumentando:

Paradigma: Se entiende por paradigma y sin entrar en debates si el término más apropiado sería modelos, a concepciones de salud y enfermedad mental que parten de planteamientos filosóficos diversos, así la enfermedad mental desde el punto de vista psicodinámico no se puede entender sin el concepto de inconsciente y el paradigma sistémico no entiende el trastorno mental sin un conflicto en las relaciones interpersonales. Desde ese punto de vista , la cognición social supondría una nueva forma de entender los trastornos mentales aunque para sorpresa de todos se habla de la amígdala, del cíngulo anterior y se intenta relacionar esto con las ideas delirantes tales como el síndrome de Capgras. En fin una nueva forma de vender el modelo biológico imperante pero usando palabras de cognición y social, así que de primeras de paradigma nada. La afectación en las relaciones sociales de los pacientes con esquizofrenia tiene su zona cerebral completamente localizada según dicho modelo , el mismo que dice que la depresión está relacionada con afectaciones de neurotransmisores, expresión génica y muchas cosas más.

Social: Si el primer uso es discutido sobre este último uno no sabe ni que decir. Se entiende lo social como algo relacionado con estructuras cerebrales donde el ambiente y los factores estresantes no juegan ningún papel y como no para mejorar la sociabilidad se nos plantea el uso de fármacos que aumentarán la sociabilidad de nuestros pacientes esquizofrénicos.

Cognición: Es esta parte la que me produce mayor perplejidad , la idea de que todo está estructurado como un ordenador con disfunciones cognitivas que guardan su zona específica en el cerebro y que todo se puede interrelacionar a su vez con la afectación social me deja sin palabras. Al modelo biológico le viene perfecto lo cognitivo , pues lo que hay que corregir son disfunciones cognitivas localizadas en zonas cerebrales que necesitarán de terapias cognitivas y además de fármacos que ayuden a ese proceso, así que de esta forma obtenemos lo que ellos llaman una perspectiva integradora, desde mi punto de vista un disfraz del modelo biológico.

Mucho me temo que el inconsciente imperante a mediados del siglo XX hoy se llama cognitivo pues este es quién mejor le viene a la Big Pharma para sus grandes interéses ,pues siempre habrá alguna disfunción que corregir. Así que sì yo fuese Psicòlogo mucho me alejaría de este nuevo disfraz de la serpiente que a fin de cuentas sólo mira por sus intereses. No se puede hablar de perspectivas integradoras cuando se parten de modelos de entender el trastorno mental de puntos de vistas muy distintos así que lo de integrar queda para las matemáticas.

Así lo que empezó con un buen título fue perdiendo su contexto y su contenido y queda claro que nunca esta frase me vino mejor: “Hoy el significante perdió su significado”.

Firma : Purkinje.

NB: La imagen procede del Evolutionary Social Cogntion Laboratory en la Universidad de la Columbia Británica, Canadá - se utiliza bajo el principio "Fair use".

1 comentario:

Anibal dijo...

Si creo que es un nuveo paradigma á la Khun utilizar la "cognicion social" como horizonte para entender las enfermedades mentales.

Por supuesto hay muchos niveles de analisis del fenomeno del comportamiento social humano y su disfuncion desde el nivel genetico/molecular, neuronal hasta el social per se y con interacciones reciprocas entre los distintos niveles, pero por supuesto que hay un "cerebro social" y creo que no se podria entender la ansiedad aguda, la fobia social, la esquizofrenia, el autismo... si no hablamos de la amigdala y otras potenciales regiones cerebrales.

Un saludo.